¿Qué es el efecto invernadero?

07/07/2017

Redacción Línea Verde

¿Sabes qué es el efecto invernadero? Es el fenómeno natural que permite a nuestro planeta mantener las condiciones necesarias para albergar vida. La atmósfera captura algunos de los rayos del sol que llegan a la corteza terrestre, manteniéndolos dentro para conseguir una temperatura media de 15ºC. Si la atmósfera no atrapara ninguno de estos rayos que rebotan en la superficie, la temperatura media de la Tierra sería de -18ºC.

La atmósfera está compuesta por diversos gases naturales, siendo el nitrógeno, el oxígeno y el argón los que constituyen el 99,93% del total. Sin embargo, son otros gases como el vapor de agua, el dióxido de carbono, el metano, el óxido de nitrógeno y ozono los que tienen una mayor incidencia en el efecto invernadero. Además, en la atmósfera también están presentes gases artificiales llamados clorofluorocarbonos.

Consecuencias del efecto invernadero

En la proporción adecuada, estos gases cumplen su cometido, pero al aumentar su concentración por obra del hombre, la atmósfera retiene más calor del necesario, provocando el aumento de las temperaturas, el deshielo de los polos, la desertificación, incendios, tormentas e inundaciones.

¿Por qué aumentan los gases de efecto invernadero? Hay tres razones principales: la quema de combustibles fósiles como el petróleo, carbón y gas natural, la deforestación de bosques y destrucción de ecosistemas marinos, que absorben el dióxido de carbono, y el aumento de una población que cada vez consume más recursos naturales.

Para entender qué es el efecto invernadero, qué causas lo provoca y qué consecuencias tiene para el planeta hemos preparado este vídeo explicativo que resolverá muchas de tus dudas.



Incidencia del ser humano en el efecto invernadero

La actividad humana provoca el aumento de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera potenciando el calentamiento global. Por sectores de actividad, las fuentes de emisión de GEI de origen antropogénico son:

  • Electricidad y calefacción: 25 %
  • Agricultura y otros usos del suelo: 24 %
  • Transporte: 14 %
  • Industria: 21 %
  • Otras fuentes de energía: 10 %
  • Edificación: 6 %

Para frenar la concentración de GEI en la atmósfera es necesario apostar por fuentes de energía renovable que permiten la reducción de emisiones y preservar los océanos y bosques, que representan los sumideros de carbono naturales del planeta y absorben parte del dióxido de carbono. En esta infografía estática están recogidas las causas y consecuencias del efecto invernadero, así como el origen antropogénico de las emisiones que amenazan la vida de la especies.

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies